Put my show and this player on your website or your social network.
Visita el blog Butaca 648

lunes, 7 de abril de 2008

Entrevista al escritor venezolano Edgar Borges

La izquierda tiene que reinventarse

Edgar Borges, venezolano 41 años, nacido en Caracas, Venezuela. Escritor, tiene publicados varios libros en su tierra natal: "Sonido Urbano, calle, salsa y cuentos" (crónicas), "Sueños desencantados" (relatos), "Mis días debajo de tu falda" (relatos), "La monstrua" (relatos), "La mujer que jamás invitaron a bailar" (novela), "Aquiles, el último fugitivo de la globalización" (relato gráfico), "El vuelo de Caín y otros relatos" (relatos) y "Lavoe contra Lavoe, la tragedia del cantante" (Monólogo. Teatro). En estos momentos está en España para presentar su nueva novela "¿Quién mató a mi madre?", prologada por el escritor catalán Andreu Martín. Hombre de la cultura y comprometido con los cambios políticos que el día de hoy está viviendo su país, no deja de ser un duro crítico con muchas conductas de las fuerzas de izquierda que, según él mismo aprecia, a veces pueden terminar siendo un obstáculo para las mismas transformaciones sociales.

Argenpress dialogó con él por medio de su corresponsal en Caracas, Marcelo Colussi.

___________________


Argenpress: ¿Cómo ves el campo de la cultura, en términos amplios, en la revolución bolivariana al día de hoy?

Edgar Borges: En términos populares lo veo en avanzada. Si de algo ha servido la revolución bolivariana es para activar la participación de grupos e individualidades en el tema cultural, y muchas de estas personas que antes se habían mantenido ajenas al debate público, por lo menos, ahora, se atreven a romper el muro de la exclusión y asumen que el escenario público es de todos, eso es un logro indiscutible. Pero, en términos de gestión gubernamental, la cosa es grave, como siempre ha ocurrido con los gobiernos de izquierda. La mala gestión de la cultura ha representado el gran fracaso de la izquierda en el mundo. Mientras la derecha llena de mierda al mundo con su fábrica de basura maquillada, la izquierda lanza un mensaje plano y carente de modernidad. Lo grave es que la izquierda no haya sabido promover un nuevo modelo cultural. Claro, eso es inviable mientras ciertos dirigentes de izquierda sueñen querer enfrentar a la derecha sólo por un asunto de ambición de poder personal. Si algo debe reflexionar con urgencia el presidente Chávez es la gestión cultural: sin cultura no hay revolución posible.

Argenpress: ¿Qué diferencias básicas encuentras entre la situación actual con la que se vivió años atrás, antes del proceso bolivariano?

Edgar Borges: Insisto, las diferencias básicas son los cambios populares. El pueblo venezolano ha dado cambios extraordinarios en su actitud, en la forma cómo ha comenzado a asumir su responsabilidad desde lo individual hasta lo colectivo, y esto se ha logrado por el intercambio comunicacional que de manera directa se ha establecido entre el presidente Chávez y el colectivo. Pero esto no basta; necesitamos una dirigencia media comprometida con un nuevo proceso cultural que aún está muy lejos, incluso, en teoría. El logro es del pueblo, pero el pueblo debe luchar porque no le secuestren ese logro. Ya hay serios intentos de esto. La ambición de poder es un cáncer histórico y mundial. La revolución bolivariana, lamentablemente, no se salva de esto, porque el problema es cultural, hay que cambiar radicalmente el modelo.

Argenpress: ¿Tiene la revolución bolivariana ya una estética propia, o camina hacia ella?

Edgar Borges: Creo que es muy pronto para asegurar que la revolución bolivariana tiene una estética propia. Incluso, en estos momentos, considero que la revolución bolivariana está viviendo, o padeciendo, un severo estancamiento: no existe el debate sobre el socialismo del siglo XXI, no hay debate sobre hacia dónde vamos, hay mucho silencio, hay mucha complicidad para que todo siga igual, hay mucho vivo que se ha coleado y que ahora lucha para mantener el viejo sistema. Pero eso es normal, es lógico que surgieran estos camaleones disfrazados de revolucionarios y que apostaran a mantener el viejo sistema a coste de lo que fuera, eso tenía que ocurrir. Ahora la batalla será para que efectivamente caiga ese viejo esquema, y no será fácil, porque si algo tienen a su favor los camaleones es que se mimetizan, ellos, como nadie: hoy son de izquierda y mañana, si hace falta, son de derecha. Ellos no tienen ideales sino sólo intereses.

Argenpress: Hoy día se habla de integración latinoamericana, y ahí está el proyecto del ALBA como una puesta en práctica de esas ideas. ¿Puede haber también una integración cultural? ¿Cómo? ¿En qué sentido?

Edgar Borges: La integración cultural es necesaria, es urgente. Para América Latina es una necesidad para sostener su presencia interna y externa. Es lamentable como hoy en día no formamos parte de la agenda de discusión ni de la Unión Europea ni de Estados Unidos. Para ellos sólo somos un problema. La respuesta tiene que ser nuestra. Considero que la única forma de defender la soberanía de un país es a través de la difusión de su cultura. En estos días, por aquí en España, hay un debate por la respuesta que ha dado el gobierno de Brasil a la deportación que han sufrido ciudadanos brasileños en el aeropuerto de Madrid; ante esto, el gobierno de Brasil ha comenzado a deportar a ciudadanos españoles apenas llegan a este país. Bueno, esto me parece lógico, creo que esta es la mejor manera de defender a los ciudadanos de tu país. ¿Hasta cuándo el mundo va a subestimar a América Latina? Creo que esto pasará hasta que los latinoamericanos nos demos a respetar. Y la cultura, como un proceso de integración continental, es prioritaria para lograrlo. El ALBA es un proyecto interesante, lo que no podemos es permitir que sea secuestrado por grupos que en el fondo también buscan la promoción de sus intereses. El ALBA, como todos los proyectos inherentes al ser humano, debería ser manejado a discreción de las mayorías, por consenso.

Argenpress: Quizá a riesgo de ser esquemáticos, podría decirse que, hoy por hoy y en términos globales, hay una producción cultural genuina, honesta, desinteresada, junto o contra una "industria" de bienes culturales. ¿Es pertinente esa caracterización? Y de ser así, ¿qué hacer con esa "producción industrial" de la cultura?

Edgar Borges: En términos globales, hoy está ocurriendo el fenómeno de internet como gran medio de anarquización de la información. Internet va camino a convertirse en el gran foco de perturbación de la industria capitalista. Este fenómeno apenas comienza y ya está sacudiendo a la industria. Claro, siempre surgen los mecanismos que pretenden secuestrar los intereses mayoritarios, pero no les será fácil. La gente siente que ha ganado espacio, ya a muchos les tiene sin cuidado lo que dicten las compañías de discos ni las editoriales ni los grandes medios de comunicación. Internet, en sí mismo, se ha convertido en el gran medio de todas las individualidades de la tierra (por lo menos los que tienen acceso, ojalá pronto llegue a todos). Ese es el camino: la globalización tendrá que enfrentar la anarquía de las individualidades, pienso que ese es el siguiente reto de la industria mundial, y no le será sencillo detener el protagonismo de tantas individualidades que ahora expresan lo que le viene en gana a través de la web. Es más: estamos asistiendo al nacimiento de una nueva civilización, una nueva forma de pensamiento está por nacer, sólo que no nos damos cuenta.

Argenpress: ¿Qué peligros acechan a la revolución bolivariana? (en términos no sólo culturales, sino políticos en sentido amplio).

Edgar Borges: El principal peligro que acecha a la revolución bolivariana viene de adentro, de la crisis ética interna que aún no hemos resuelto. Es lamentable que el propio presidente Chávez no acepte muchas de las críticas que se hacen desde la esencia de la revolución. A su alrededor hay mucho camaleón que atenta contra la permanencia del proceso bolivariano. De todos modos, yo considero que de la esencia popular surgirán nuevos caminos, eso hay que estudiarlo muy bien. Hay cosas muy importantes que vienen del corazón popular.



Argenpress: ¿Cómo ves el campo de la izquierda a nivel mundial a casi dos décadas de la caída del muro de Berlín?

Edgar Borges: La izquierda, creo que lo dije antes, vive momentos muy graves a nivel mundial. En Europa existe una izquierda acomodaticia; en Estados Unidos es difícil hablar de izquierdas; y en América Latina me inquieta que exista un fantasma que nos ata al pasado. La izquierda tiene que reinventarse, la izquierda ha vivido bajo la sombra de la derecha y esto ya no basta. Mientras la derecha ha contaminado a la sociedad mundial difundiendo una cultura que ni siquiera se promueve de derecha, sino abierta y maquillada, la izquierda se conforma con lanzar un discurso plano y aleccionador, creyendo que el hombre mediático contemporáneo hará caso de estos criterios moralizantes que tanto le molestan. Eso es un error, ya esto no basta, la izquierda debe reinventarse o morir para que nazca algo nuevo que sea capaz de detener la acción extrema de la derecha. El mundo está saturado por el simplismo de la derecha, el mundo está dominado por una nueva forma de derecha que legaliza el terrorismo de estado. Quizá nunca antes los distintos ciudadanos del mundo se habían sentido más débiles antes cualquier estado. ¿Qué representa mayor amenaza para un ciudadano de cualquier país: el terrorismo o la acción represivamente legal de un gobierno? ¿Qué ciudadano del mundo se siente defendido por la ONU? ¿Quién defiende los derechos de los pueblos, de los inmigrantes, de las supuestas minorías? ¿Quién carajos piensa que hay justicia en este mundo como para que la izquierda se haya ido a dormir el sueño eterno de los tiempos? ¿Hasta cuándo vamos a vivir de utopías mientras la derecha secuestra los recursos de los pueblos? Son muchas las interrogantes que tiene que plantearse la izquierda, reinventarse o morir para que nazca algo nuevo, y además necesaria como opción mundial.

Argenpress: ¿Algo más que quisieras agregar?

Edgar Borges: Los políticos le tienen miedo a la ficción, a ellos, más que a nadie les conviene que los pueblos interpreten una sola realidad. Pero resulta que existen múltiples realidades de un mismo tema, y con esto no nos educan, nos hacen ver, religiosa y políticamente, que existe una realidad exclusiva, un guión social. La ficción es un alimento necesario para cualquier pueblo. Tanto la derecha como la izquierda, cuando ejercen acción de gobierno, promueven el realismo como opción cultural. A esto debemos negarnos. La ficción es tan necesaria como el respeto a las diferencias. Sin embargo, a pesar de los pesares, veo que el ser humano va rumbo a librar una gran batalla por quitarse del medio los mitos que le cubren los caminos del conocimiento científico, artístico y espiritual, eso lo veo y hay que halar la cuerda a cada segundo en beneficio de ese camino.
Marcelo Colussi
Especial para Argenpress, desde Caracas, Venezuela
mmcolussi@gmail.com

No hay comentarios.: