Put my show and this player on your website or your social network.
Visita el blog Butaca 648

sábado, 20 de octubre de 2007

Creador de Snoopy llevó una secreta vida de "miseria"

¡Santos cielos, Charles Schulz! El creador de la amada tira cómica de Snoopy y Charlie Brown era un hombre tímido y solitario que utilizaba sus dibujos de niños para describir una vida de profunda melancolía, según una controvertida nueva biografía.

El libro se basa en seis años de investigación, acceso ilimitado a papeles de la familia, a más de 200 entrevistas y a una concienzuda lectura de las 17.897 tiras cómicas que Schulz escribió y dibujó. El texto retrata a Schulz como un hombre que se sintió inadvertido y sin amor, aún cuando sus lectores llegaban a cientos de millones.

El biógrafo David Michaelis, autor de "Schulz and Peanuts", dijo que el caricaturista también fue un hombre que no podía olvidar ni perdonar un momento de soledad. Ni por un minuto él creyó que "la felicidad es un cachorro tibio" y es posible que ni siquiera creyera en la felicidad.

"El creyó que era imposible dibujar una tira cómica feliz y en realidad era muy dado a decir que 'la felicidad es una canción triste,"' sostuvo Michaelis en una entrevista reciente.
SIGUE LEYENDO: La Familia Habló... snoopyLa familia del caricaturista dice que está muy triste con el perfil de 655 páginas de Schulz, quien murió en el 2000 a la edad de 77 años, e indicó que no reconoce al hombre que se muestra.

Su hijo Monte Schulz dijo a la revista Newsweek: "¿Por qué nos habríamos reunido todos nosotros (hijos) al costado de su cama por tres meses si no hubiésemos sentido un enorme afecto por él?."

"De haber sabido que éste era el libro que David iba a escribir, no habríamos conversado con él," agregó.

Pero ellos hablaron con Michaelis y el escritor defiende sus hallazgos. "Charles Schulz era un hombre divertido, cálido y encantador con un gran sentido de la calma y la decencia. Pero también tenía una vida de estar solo, triste e incomprendido," afirmó.

TEMOR DE SER OLVIDADO

Michaelis dice que hasta el día en que murió, Schulz podía recordar el terror que sintió de niño cuando lo separaron de su madre en un repleto tranvía en su ciudad natal de St. Paul, Minnesota.

"Schulz nunca dejó de creer que había sido olvidado y que sería dejado atrás, que nadie se preocupaba," escribió Michaelis.

"En su obra, la indiferencia sería la respuesta dominante al amor. Cuando sus personajes intentan amar, no sólo se encuentran con el rechazo, sino por la permanente e incluso brutal indiferencia, manifestada por la insensibilidad o por una profunda aceptación fatalista," agregó.

Todos los amados personajes de Schulz -Charlie Brown, Lucy, Linus, Snoopy- parecen haber sido arrancados de su vida.

Michaelis dice que una lectura atenta a las tiras cómicas revela que ellos son la piedra Roseta en la que Schulz pone los detalles más íntimos de su vida privada ante el público, incluso un romance que llevó al quiebre de su primer matrimonio.

El dice que la mandona Lucy está inspirada en su primera esposa, Joyce, quien no tenía paciencia con sus preocupaciones y solía decirle durante sus ataques de melancolía "¡Espabílate de una vez!."

Charlie Brown tiene una cabeza grande porque el padre de Schulz continuamente le advirtió sobre que tenía la cabeza hinchada. Los sueños de grandeza de Charlie Brown no tienen lugar en el mundo de clase obrera de Schulz.

Respecto de las críticas de la familia a su libro, se puede oír un tono de pesar en la voz de Michaelis, pero él dice que como biógrafo tiene que trazar una línea entre las distintas visiones del personaje.

"No creo que haya una sola versión de la vida de un hombre. Entrevisté a mucha gente que dijo que Charles Schulz era un hombre humilde, tímido, cálido y dulce. Pero todos también dijeron que él era un hombre complicado (...) Yo buscaba comprenderlo," concluyó Michaelis.Reuters

No hay comentarios.: