Put my show and this player on your website or your social network.
Visita el blog Butaca 648

jueves, 5 de julio de 2007

Rafa Santana, primer gol venezolano en una Copa América

"Marcar ese gol es la mayor alegría que tu puedes tener como futbolista y como ser humano, no sé realmente cuantas vueltas le di a la cancha, parecía la celebración de un campeonato, nadie cambiará eso"

Un hombre sencillo, un ser humano humilde que conoce muy bien sus orígenes, sabe perfectamente el valor de la vida y trata con respeto a su prójimo, además conoce y practica los valores fundamentales para la convivencia humana.

Ese es Rafael “Rafa” Santana: un caballero que expresa que el fútbol le ha dejado todo y lo ha formado como persona dentro y fuera de la cancha. A propósito de la Copa América Venezuela 2007 se les presenta la entrevista de una de las personalidades más influyentes en la historia del fútbol venezolano. La historia lo colocará en su puesto.

Rafael Santana nació en 1945 en Islas Canarias. Pisa suelo americano cuando contaba con 10 años de edad, al llegar a la Argentina complementa sus gustos por el fútbol, “allí cada chico tenía un balón en sus manos” expresa.
SIGUE LEYENDO Rafa Santana, primer gol venezolano en una Copa América...

Llega dos años después a Venezuela, su familia se radica en San Agustín: una popular zona de Caracas, con un estadio de béisbol a su lado y este deporte a punto de explotar en las masas: “Yo no tenía ropa, mis zapatos estaban rotos, si acaso tenía un pantalón y un par de camisas, y a pesar de que yo veía pelotas, guantes y bates, jugaba con mi balón de fútbol” dice sonrientemente.

Debutó en el profesional con el Galicia a los 18 años de edad, en una época muy difícil para el jugador venezolano, porque sólo había un criollo por equipo, “hasta los suplentes eran extranjeros, y tenías que jugar como lateral, y si eras alto te colocaban en el medio campo, porque la delantera era para los importados, la competencia por un cupo era muy dura” afirmó.

La clase magistral del profesor
Copa América 1967 la última en el formato todos contra todos, Venezuela debuta en el torneo de fútbol, lo hace con jugadores amateurs, un equipo con una sola camiseta, sin historia alguna, sin demás antecedentes, saltan al Estadio Centenario de Montevideo, en Uruguay para enfrentar a jugadores profesionales, para encarar a los monstruos de Sudamérica.

Las cosas empezaron mal, Venezuela jugó su primer compromiso el 17 de enero de 1967, y lo hizo sin su casaca vinotinto, la suya era casi similar a la de Chile, y esto provocó que el árbitro ordenara a los venezolanos cambiarse inmediatamente, el detalle era que el equipo criollo no tenía otra camiseta alterna y debieron usar la de Peñarol, un conjunto de fútbol de la liga local de Uruguay y cuyos colores son el amarillo y el negro, similar a la que usa el Deportivo Táchira.

“Hoy me da risa ver como son las cosas, cuarenta años después el equipo nacional de Venezuela tiene hasta tres o cuatro mudas de camisetas” expresa sonriente Rafa Santana, ex jugador de la vinotinto y miembro de aquel equipo de 1967.

El primero es el primero
De gran trayectoria y un amante del fútbol venezolano a los cuatro vientos, Rafa Santana es el autor del primer gol de Venezuela en Copa América, el encuentro fue ante Argentina el 25 de enero de 1967 y representaba el tercero en el calendario para los criollos, ya previamente derrotados por Chile 2-0 y por Uruguay – posteriormente el equipo campeón en esa edición- el 21 de ese mes con una goleada de 4-0.

Seis goles en contra, ningún gol a favor. Luís Fabián Artime a la postre goleador de esa copa con 5 tantos, le marcó 3 a Venezuela en los minutos 18, 65 y 88, Juan Carlos “el pichicho” Carone en el 26 y el lateral Silvio Marzolini en el 50 fueron los autores de los 5 goles ante Venezuela.

Sin embargo, lo histórico para nuestro país llegaría en el minuto 72, cuando Rafa Santana ante cinco mil personas asestaba el primer tanto vinotinto en la historia de este evento. “Es la mayor alegría que tu puedes tener como futbolista y como ser humano, no sé realmente cuantas vueltas le di a la cancha, parecía la celebración de un campeonato, nadie cambiará eso” expresa el profesor Santana.

Venezuela 3 – Bolivia 0
Misma edición de la Copa América, luego del compromiso con los argentinos, era el turno de jugar ante Bolivia el 26 de enero de 1967, Venezuela con la ilusión intacta, con los mismos amateurs, con los mismos gritos de su Director Técnico: el argentino Rafael Franco, con su única camiseta vinotinto vencía 3 goles por cero a su rival, ante 14.000 personas presentes en el Estadio Centenario de Montevideo.

“Muy feliz, claro que fui feliz por esa victoria, pero hoy en día no me siento igual, eso no fue una hazaña, esta bien lo del gol, esta bien lo del triunfo, pero una sola victoria en cuarenta años, me da vergüenza, me da pena, creo y estoy seguro de que en esta oportunidad, en esta nueva era todo va a cambiar y por lo menos a la segunda fase vamos a llegar” afirma esperanzado.

Un nuevo jugador: el fanático
“Antes no teníamos eso” se refiere Rafa Santana a la gran afición. “Fíjate que los únicos venezolanos presentes en las siguientes fases de cualquier torneo eran los árbitros, nosotros jugábamos nuestros respectivos choques y nos regresábamos a casa, sin pena y sin gloria” expresa con un toque de picardía.

Además agrega el también Director Técnico del Unión Lara, que el fútbol nacional ya no vive de fantasía, “ya nosotros estamos en una realidad, el miedo se ha perdido y lo importante es que se ha crecido, eso es clave, nuestra selección ha hecho que todos creamos en algo, que hasta tengamos un cántico y que el seudónimo “vinotinto” tenga un significado, una historia y no esté divagando en una dimensión”.

Goleados otra vez
Eran familiares las goleadas recibidas por nuestro equipo nacional de fútbol, como aquella edición de la Copa América de 1975 jugada entre el 17 de junio y el 25 de octubre, Venezuela quedó inmersa en el grupo “A” junto a Brasil y Argentina.

El primer compromiso se llevó a cabo en el Estadio Olímpico de Caracas el 31 de julio, Brasil sin sudar le encaja un 4-0 a Venezuela, Romeo a los 2 minutos, Danival al 53 y dos dianas de Palhinha 82 y 88, se encargan de darle la bienvenida a Venezuela en esta edición.

Llegaría el 3 de agosto, ahora frente a la selección de Argentina, 3 goles de Duque, uno de Kempes y otro de Ardiles, por Venezuela sacó la cara Iriarte al anotar el único gol en el minuto 14, para un resultado final de 5x1.

En total 9 goles en contra y apenas uno a favor en dos juegos, sí, eran los pesos pesados del área, y por eso lo peor estaba por venir.

Como si se tratara de una pelea entre brasileños y argentinos para ver quien le anotaba más a su rival, llegaría el 10 de agosto de 1975 nuevamente ante Argentina pero en la provincia de Santa Fe, el resultado final 11 a 0 para la segunda victoria albiceleste.

El partido de vuelta ante Brasil jugado en Belo Horizonte terminó 6 por 0, 26 goles en contra y uno a favor, cuatro partidos jugados todos perdidos.

“No quieres saber de nada, te provoca esconderte, que se abra la tierra y por ahí meterte, cuando equipos como Brasil o Argentina te meten toda esa cantidad de goles, no quieres hablar con nadie, es difícil decir lo que sientes, es un sentimiento que no se puede expresar, es una impotencia bárbara, sea como Director Técnico o como jugador, del primero creo que es peor, ya que de tanto planificar y armar estrategias y de repente sales con 5-0, es como para morirse” afirma con franqueza Santana.

No quiero ser campeón, quiero formar un club de fútbol
Luego de clasificar por primera vez y de 34 años al Aragua F.C a la primera división, Santana se retira del futbol. “Ni un contrato con el Real Madrid me hará volver a las canchas” llegó a expresar.

“Yo no quería saber más de fútbol, pero me llegó el señor Ender Luzardo, un hombre muy entusiasta, dispuesto definitivamente a lograr grandes cosas con este equipo, con esto que se llama Unión Deportivo Lara, alguien me dijo que escuchara su proyecto, que era muy bueno y al final intercedieron unos amigos míos y bueno, vine con una sola idea, no quiero ser campeón, quiero formar un club de fútbol, el primero de toda Venezuela.

Es el “Barrio Unión” la popular zona de Barquisimeto la que ha contado con la dicha de tener las primeras pruebas de aspirantes a formar parte del equipo. “Estoy hablando de casi 150 jóvenes del barrio que tienen capacidad para jugar este deporte”.

Esa es la meta, esa es su propuesta y definitivamente está convencido en llevarla a cabo con el Unión Lara. “Ya tengo a dos muchachitos en la villa, no son de aquí de Barquisimeto pero yo me encargué de ellos, es parte de lo que te digo, mi horizonte es un club de fútbol” ratifica rotundamente.

Finalmente, Rafa Santana se despidió diciendo: “Ahora soy más íntegro y a través del fútbol firmé dos grandes contratos de por vida, uno con mi esposa: ella ha sido incondicional, un apoyo total, si hoy estoy en Barquisimeto está aquí a mi lado. El otro contrato es con mi familia, soy padre de tres damas y dos varones, y gracias a Dios tengo todo porque ya los tengo a ellos”.

OIR Centro Occidente / Prensa Copa América Lara

No hay comentarios.: