Put my show and this player on your website or your social network.
Visita el blog Butaca 648

sábado, 21 de julio de 2007

Harry Potter: fanaticos abarrotan librerías

Al dar la medianoche, Harry Potter se apareció como por arte de magia.

En un ritual ahora familiar que es parte frenesí y parte fiesta de Día de Brujas, negocios de toda Gran Bretaña abrieron sus puertas un minuto después de la medianoche del sábado, y miles de aspirantes a brujos, hechiceros y Muggles (humanos) ingresaron a ellas para obtener un ejemplar de "Harry Potter and the Deathly Hallows", el séptimo y último volumen de la famosa saga sobre el aprendiz de mago.

Lectores ansiosos, luego de filas de varias horas en muchos de los casos, se lanzaron a los estantes para abrir el grueso libro de pasta dura y ver las primera palabras en él: "Los dos hombres aparecieron de la nada, separados por unas cuantas yardas en la estrecha callejuela iluminada por la luna".

SIGUE LEYENDO Harry Potter: fanáticos abarrotan librerías...
Entre sus páginas se encuentran las respuestas que muchos han buscado y que J.K. Rowling y sus editores han tratado, sin mucho éxito, de mantener en secreto. ¿Matará Harry al malvado Lord Voldemort, o fallecerá en el intento? ¿Quién moriría en la batalla entre los chicos buenos y los malignos Devoradores de Muertos?, y ¿a qué se refiere el título del libro?

"Es todo lo que le importa a él, obtener este libro, no quería comer o dormir", dijo Laura Helmy sobre su hijo Bobby, de 15 años, quien compró la novela a la medianoche en el centro de Londres.

La familia, oriunda de Estados Unidos, se encontraba de vacaciones en París, pero abordó el tren Eurostar a Londres para llegar a la librería.

"Deathly Hallows" (Harry Potter y la Santa Muerte) es el último libro de una serie que comenzó hace una década con "Harry Potter y la piedra filosofal", la historia sobre un niño huérfano que en su 11mo cumpleaños se entera de que es un hechicero. Desde entonces, los libros de Rowling han vendido 325 millones de ejemplares en 64 idiomas, y el lanzamiento de cada volumen ha sido una extravagancia a la altura de Hollywood.

La creadora de Harry, J.K. Rowling, leeyó el texto a la medianoche ante 500 niños que ganaron un concurso, en las áreas circundantes al Museo de Historia Natural de Londres.

Rowling se sentó en una gran silla con alas en el respaldo, y empezó a leer las primeras páginas, con un recuento de una misteriosa misión, un encuentro secuestro y noticias importantes para Voldemort.

Para muchos, sin embargo, el lugar ideal para recibir el nuevo volumen era la librería Waterstone's en Piccadilly, en el centro de la ciudad, un sitio tradicional para la Pottermanía. Más de 5.000 personas hicieron fila durante horas antes de la medianoche, con una colorida multitud dándole vuelta a la manzana.

Entre los aficionados a las aventuras del joven mago, provenientes de lugares tan lejanos como Finlandia y México, había docenas de brujas y magos, varios elfos, un par de búhos y una mujer disfrazada como el castillo Hogwarts.

Algunos pasaron el tiempo anotando en cuadernos predicciones sobre la última novela, mientras otros animaban a los conductores que pasaban a tocar la bocina por Harry.

"Esta es la máxima fiesta de Harry Potter en Europa, así que la espera vale la pena", dijo Laura Halinen, de 23 años, de Kuusankoski, Finlandia.

Chellie Carr, de 17 años, seguidora de Potter desde los 9, dijo que había estado dándole lata a su madre para que la trajera a Londres desde su pueblo natal de Okemos, Michigan.

"Para los otros me dijo: 'No. Es sólo un libro'. Pero para este dijo que sí", relató Carr, ataviada con una capa negra hecha en casa, con forro verde por Slytherin, una de las cuatro casas de la Escuela Hogwarts de Brujería y Hechicería.

"Deathly Hallows" tiene una tirada inicial de 12 millones de ejemplares sólo en Estados Unidos y la minorista de Internet Amazon dice que ha recibido 2,2 millones de compras por anticipado del libro, 47% más que con "Harry Potter y el misterio del príncipe". El Correo Real Británico entregará 600.000 ejemplares el sábado, uno por cada 43 hogares del país.

La seguridad ha sido rigurosa. Los libros fueron transportados en palés sellados y se firmaron contratos legales que le prohiben a las tiendas venderlos antes de la hora acordada.

Sin embargo, no faltaron los saboteadores que publicaron en la red fotografías de lo que parece ser la edición estadounidense de la novela, de más de 700 páginas. Las editoriales no confirmaron si las imágenes era genuinas. Bloomsbury, el sello del libro en Inglaterra, se limitó a decir que "no están autentificadas".

En Francia, el diario Le Parisien le dijo a los lectores cómo termina el último libro, en un pequeño artículo que publicó al revés. "¡Voltea esta página si quieres saber el final!", decía el encabezado, impreso al derecho.

Una minorista estadounidense de Internet envió hasta 1.200 ejemplares antes de tiempo y dos periódicos publicaron reseñas previo a su lanzamiento.

Rowling dijo que esto la había sorprendido. "Me gustaría pedirle a todos los que se dicen fanáticos de Potter que ayuden a preservar el secreto de la trama por aquellos que desean leer el libro al mismo tiempo, el día de la publicación", escribió en su sitio web. "Dentro de muy poco lo sabrán TODO".

Los seis libros de la serie han preparado a los lectores para un enfrentamiento final entre Harry y el malvado Voldemort. Los seguidores están en vilo por la profecía, revelada en la quinta novela, de que inevitablemente uno tendrá que matar al otro.

Los corredores de apuestas han presentado una variedad de teorías, desde que Harry se suicida hasta que el director de Hogwarts Dumbledore, asesinado en el sexto libro, termina estando vivo.

"Es la única novela por la que hayamos hecho apuestas, lo que demuestra la clase de fenómeno que es", dijo Rupert Adams, de los corredores William Hill. "Nunca recibimos este tipo de conjeturas por un libro".

Muchos fans planeaban apagar sus computadoras y teléfonos para poder leer su libro en paz. Entonces, todo acabará.

Amber de Jager, de 19 años, de Rijswijk, Holanda, dijo esperar "alivio, pero también muchas lágrimas".

"Creo que será un final agridulce", concluyó.
Foto: Mark Blinch/Reuters

No hay comentarios.: