Put my show and this player on your website or your social network.
Visita el blog Butaca 648

viernes, 15 de junio de 2007

Inmigración. Documental Viviendo en las sombras

La mexicana Elvira Arellano, que se refugió en una iglesia de Chicago para desafiar a las leyes de inmigración, es una de las protagonistas del documental "Viviendo en las sombras", que da "cara y voz" a los hispanos indocumentados.
"Con este documental damos la oportunidad de ver las caras, las voces y las experiencias detrás de las noticias", dijo a Efe Bilai Joa Silar, directora de programación y producción de Discovery en español.

El documental, que se estrenará el próximo 24 de junio en este canal de televisión, recoge los testimonios de hispanos indocumentados en temas como la educación, el empleo y la deportación.

"Son ilegales pero no tienen reparos en enseñar sus caras, quieren que sus historias se conozcan, quieren salir de las sombras y más en un momento tan importante como ahora", declaró Silar en referencia al proyecto de ley de reforma migratoria que ha quedado estancado en el Senado.

Entre ellos está la mexicana Elvira Arellano, que lleva diez meses refugiada en una iglesia de Chicago con su hijo Saul, de ocho años, como forma de protesta frente a una orden de deportación y se ha convertido en un símbolo de los indocumentados con hijos ciudadanos de EEUU que luchan por permanecer en este país.

SIGUE LEYENDO Inmigracion: Viviendo en las sombras...

La activista, que preside la organización "La Familia Latina Unida", llegó a EEUU hace diez años, consiguió trabajó con un número de seguro social falso y acabó en la cárcel tras una redada del Servicio de Inmigración y Aduanas, que ordenó su repatriación el 15 de agosto del año pasado.

"Elvira es una persona muy fuerte, está preocupada si la deportan porque no sabe quién va a cuidar de su hijo, que es ciudadano estadounidense", señaló la directiva de Discovery.

Otro de los casos de deportación que se presentan en el documental "Viviendo en las sombras" se refiere a Doris Aguirre, que emigró de Honduras hace siete años y cargó a su bebé en brazos durante un mes hasta que fue detenida al cruzar la frontera en Brownsville (Texas). Según declara la propia Aguirre en el documental, "lo hice porque estaba cansada de despertarme cada mañana con hambre y no quería que mi hijo tuviera el mismo futuro".

Ahora la hondureña "está viviendo el sueño americano", asegura Silar, "vive en un apartamento lindo y está casada con un estadounidense, pero tiene una orden de deportación por no tener papeles".

Por motivos de seguridad, algunos de los hispanos que intervienen en el documental no han querido desvelar su verdadera identidad y lugar de residencia, como Oscar, que abandonó México sin dinero hace siete años y ahora supervisa a más de 30 obreros de la construcción.

"Todas las personas que entrevistamos vinieron para tratar de mejorar su situación y la de sus familias", dijo Silar, quién añadió que a pesar de no tener los papeles están "muy agradecidos" por las oportunidades que han encontrado en EEUU.

Es el caso de Rafael, que viajó de Santo Domingo a Puerto Rico, logró legalizar su situación y hoy trabaja como piloto en Pennsylvania, o de un grupo de hispanos que viajaron a Nueva Orleans para trabajar en la reconstrucción de la ciudad tras el paso del huracán Katrina, uno de los cuales se está construyendo una casa en Nicaragua con el dinero que ha ahorrado.

"Casos como éste dan esperanzas a los ilegales", comentó Silar, que comentó que, a diferencia de otros grupos de inmigrantes, los hispanos son una comunidad "unida" que se apoya mutuamente. "Hay tantos, puede ser nuestro vecino o la persona que trabaja con nosotros", concluyó Silar sobre los indocumentados, convencida de que al mostrar "su lado humano" los espectadores podrán reconocer su situación y sentirse identificados más allá de las estadísticas.

El documental se completa con las opiniones de expertos que han vivido de cerca el asunto de la inmigración, como el congresista republicano de origen cubano Lincoln Díaz-Balart, Dan Stain, presidente de la Federación para la Reforma de Inmigración (FAIR) y los activistas Nora Sandigo, José Oviedo y José Lagos.

No hay comentarios.: